miércoles, 30 de septiembre de 2009

Una de Bodas


Se casa una amiga muy querida. Ella es italiana y ha decidido unir su vida a un español de pelo largo y voz grave. Mi amiga nos tiene a todos revolucionados. Que si el clima, que si la iglesia, el horario, los asistentes, quiere que todo esté en definitiva: perfecto.

Hay quien la mira y no comprende el porqué de tanto alboroto, de tanta atención al detalle. Considera que una ceremonia de ese tipo es una cursilería burguesa sin más allá ni más acá. Confieso que este mundo de las bodas no me apasiona o apasionaba demasiado. Pero es que mi amiga con su energía es capaz de entusiasmar al más apático de los mortales.

El caso es que llegas a entender tanta ilusión, tanto esfuerzo. Ya las cosas no son como antes cuando la doncella virgen era entregada por sus padres al mancebo más apropiado. Ahora es la entrega mutua de una pareja que muchas veces ha convivido e incluso tiene hijos en común. Es la confirmación de un amor probado y establecido. Una confianza otorgada y protegida. La decisión de seguir adelante juntos, escrita en un papel.

Con esto no digo que sea necesario el casarse. Cada quien se promete lo que puede y como puede. Pero comprendo un poco más que antes y tengo preparados vestido y zapatos como la más orgullosa invitada. Deseándoles sólo que sigan como hasta ahora, que no cambien.

A veces miras al mundo por la rendija de la puerta y te das cuenta de que no siempre las cosas son tristes, feas o complicadas. En ocasiones y aunque suene cursi, el amor te salva.

10 comentarios:

Bettie dijo...

Pues sí, en ocasiones te salva.... y menos mal, porque ¿qué sería de nosotros sin esos salvavidas?

Armienne dijo...

Vale la pena celebrar la boda de una.

Kerala dijo...

El amor te salva de todo, esa es la verdad. Un abrazo, cuando vi el post pensé que te casabas.

Manuel Ortega dijo...

¡Vivan los novios!

Morgana dijo...

Así mismo bettie! de vez en cuando hacen falta!

Morgana dijo...

Armienne, si, la verdad que es un gran esfuerzo preparar una boda. Yo no he preparado ninguna y creo que no lo haré, pero no tenga nada en contra de ellas. Sólo que a veces la vida te lleva por otros caminos!

(Pero tengo un hermano que ha preparado 3!!)

Morgana dijo...

Kerala, bueno como le dije a Armienne, no no me caso yo...al menos todavía:-)

Morgana dijo...

Manuel, gracias por el comentario. Le mandé a al novia el post y los comentarios y quedó encantada!

La boda fue el sábado y me la pasé rebien!!A veces hace falta desconectar de esta vida tan difícil y ràpida:-)

Besos

Puchungurria dijo...

Morgana, nunca habia leido los datos de tu perfil, y no sé por qué yo pensaba que eras mayor, quizas por la madurez de tus reflexiones, no imaginé que tuvieras esa edad, ahora que leo que Kerala pensaba que eras tú la que se casabas me vino la duda.
Siempre dije que no me casaría, para mi eso era algo cheo, y que tu crees? Sólo que yo no respeté la tradición. Mira, conocí a mi esposo unos tres meses antes de la boda y nunca convivimos porque él vivia en una provincia diferente, a 5 horas de la mia en avión, me case un lunes, vestido rojo vino, el casamiento fue en mi casa, con Suchi, el pastor que nos casó fue el vecino de al frente, nuestro bebé fue concebido en la misma noche de la boda (no hay casualidad, esa noche estabamos tan locos y borrachos que se nos paso la proteccion) no te sigo contando por que nada se hizo como se debía pero te digo que soy feliz y la mejor relación de pareja que he tenido en mi vida es con mi maridito. El problema mas grande que hemos tenido fue porque se puso celoso del blog, mas bien del tiempo que le dedicaba, al final yo regresé con el blog y todo se arregló porque donde hay amor hay solución, al blog le decimos mi otro marido. yo creo en las medias naranjas, creo en el destino que une, creo en la ilusion de las bodas, y creo que el amor nos salvó a todos en esta familia.
un abrazo y ver cuando llega tu boda, me invitas eh.

Morgana dijo...

Jajajjaja que graciosa! Oye la verdad que la boda fue sui generis!

Yo no me he casado. No se si lo haga. Creo que no, por eso de no ser muy convencional. Como la mayoría de los que emigramos solos, la vida como que se nos trunca y hay que empezar otra vez, nuevos amigos, nuevo país, nuevo todo. De todas formas, igual un día me embullo :-) o me embullan.

Besos! y mi enhorabuena por esa relación tan bonita!