lunes, 6 de julio de 2009

Orgullo Gay. ¿Orgullo de qué?


¿Orgullo de qué? Así reza un spot de Intereconomía, un grupo multimedia que se dice defensor de los valores occidentales, la libertad de expresión, y los valores de nuestra sociedad.

En esta televisión 100 porciento española, han publicado un anuncio con tintes claramente homófobos en los que cuestiona la homosexualidad con preguntas tales como: ¿Es la sociedad que quieres? ¿Esto es ejemplo para tus hijos? De fondo unos gays un poco borrachines quizás, gritando y bailando. Finalmente equiparan el día del orgullo gay con un día de orgullo fascista. Eso ya es la tapa del pomo.

Es que no puedo con esas personas. De verdad. Cuando veo que cualquier persona se siente en alguna forma superior a otra, ya sea por color de la piel, religión, nacionalidad o sexualidad, es una cosa que me revienta. Encima comparar -sin comerla ni beberla- ser gay con ser fascista, ya me parece el colmo de los colmos.

En el día del orgullo gay -que en lugar de orgullo idiomáticamente debería ser dignidad gay- se conmemoran los disturbios de Stonewall (Nueva York, EE. UU., 1969), que marcan el inicio de la liberación homosexual. Esta fiesta tiene defensores y detractores. Muchos miembros del colectivo gay no están de acuerdo con la celebración ya que pone un énfasis excesivo en la orientación sexual que no consideran tan importante. Otros ven en la celebración, una fiesta que al participar tanto homosexuales como heterosexuales, ayuda a fomentar la tolerancia que todavía tanta falta nos hace.

La verdad, a mi no me gusta mucho el desmadre, da igual la fiesta que sea. Pero confieso que ver a las parejas de todo tipo besarse felices en la televisión, ya sea en celebraciones, películas o series, me congratula. Siento que sí, que esa es la sociedad que quiero para mis hijos, una sociedad respetuosa y tolerante. En definitiva, una sociedad un poco más humana.

4 comentarios:

Carmen Rivero dijo...

Hola Morgana, este tema me pone de los nervios, la falta de respeto y la intolerancia es tanta...que mejor no digo nada más. Muy buen post de verdad que sí.
Besos

A Cuban In London dijo...

Y la cuestion es que para el que venga de Cuba ser intolerante es un lujo que no se deberia dar. Muchas gracias por este post tan bueno y reflexivo.

Saludos desde Londres.

Garrincha dijo...

el fascismo cotidiano saca sus babas de cuando en vez.
patético, ¿no?
detrás de casi todo eso hay una hipocrecía de tres pares.

Morgana dijo...

Carmen, hacen falta más personas así como tu, como el Cuban y como Garrincha. Decía Benito Juárez "el respeto al derecho ajeno es la paz" y eso deberían tatuárselo a algunas personas en santa sea la parte a ver si lo aprenden.
El mundo sería un lugar mejor, eso, sin dudas!

Gracias a los tres por sus comentarios!